PRIMER CAPÍTULO – PIEL DE ÉBANO