PRIMER CAPÍTULO – ELIZABETH BORREGAL